Historias

Transcurren los días finales de agosto del año 2016. Es viernes y comienzas a calentar los motores para un fin de semana de fiesta. ¿Por dónde empezar? La ciudad se ha llenado de bares y restaurantes, así que opciones no faltan. Sin embargo optas por uno donde todo es impredecible, excepto la diversión segura y la calidad en el servicio: Espacios Tapas-Restaurant.

Desde hace algunas semanas, los viernes aquí se organiza entre las cinco y las 10 pm un Happy Hour. Los anfitriones prometen varios tragos a mitad de precio y un chupito gratis, de vodka o tequila.

Cuando llegas notas algo diferente en la decoración. Entre las obras habituales de arte cubano sobresalen decenas de singulares lámparas. Espacios invita a negocios de toda la ciudad a hacer presentaciones o exposiciones de sus productos, y este día es el turno del Vintage Bazar, una tienda del vedado.

En muchos de estos Happy Hours tocan bandas en vivo. A veces Los Boys, a veces Djs-productores de música electrónica. Este viernes es una tarde temática y de las bocinas escuchas éxitos del pop y el rock de los años 80 y 90: Madonna, Michael Jackson, Ha-Ha… Viene muy bien esa onda retro para dejar ir una tarde calurosa en el patio del bar, o en uno de sus salones climatizados.   

Cae la noche y ya han llegado artistas y amigos de la casa, o amigos artistas, que son muchos. Te animas a bailar un poco. El chupito dio paso los exquisitos tragos de la barra, como este viernes de Happy Hour que solo fue una apertura para la fiesta de fin de semana. Esa fiesta –te convences– no puede darse mejor en otro lugar que no sea Espacios Tapas-Restaurant.